Galería

Los “opositores cubanos” saben para quién trabajan

Me gusta de vez en cuando recordar un pegajoso estribillo de la antológica canción “Pedro Navajas”, del cantautor panameño Rubén Blades, “…la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida….”.

Como se ha hecho público, el pasado 5 de septiembre el actual jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, John Patrick Caufield, convocó a un almuerzo de trabajo a dos fieles jornaleros. Ella, una vieja empleada, él, un joven debutante que amenaza con desplazar al anonimato a la anciana colega de labores.

Al parecer, Patrick Caulfield quedó muy preocupado por el cruce de acusaciones ventiladas en el ciberespacio entre Marta Beatriz y el gestor del proyecto que busca convertir a Cuba en un “Estado de la Unión Americana”.

La Sra. Beatriz en un trabajo difundido en Internet: “Fabrica de Disidentes”, acusó al nuevo pichón de mercenario de construir una disidencia “light”, a la cual “se le están facilitando los recursos”. La vieja profesional aconsejaba al novato que dejara de redactar documentos y apostara ir más a la acción directa
La reacción del interpeladono se hizo esperar (Espejismo y realidad. Una respuesta a Martha Beatriz Roque): “El lenguaje usado en su artículo [Fábrica de disidentes] resulta muy parecido al que se practica en las mesas redondas… tampoco necesito contar de heridas y maltratos para gozar de credibilidad, cada cual decide qué estrategia seguir.”

Definir estrategias de trabajo, calmar los ánimos, ofrecer seguridad del financiamiento para todos, fueron sin lugar a dudas algunas de las motivaciones que impulsaron al Jefe de la SINA echar mano a su surtida dispensa. De seguro, en el almuerzo de trabajo se ofrecieron garantías, no solo de los presupuestos financieros destinados a los videos juegos, sino también para seguir jugando a la subversión.

Lo discutido en el encuentro, solo puede ser corroborado con el ulterior desarrollo de los acontecimientos. La antigua jornalera, la demandante de recursos y atención, se ganó una huelga, compromisos para orquestar el show mediático y la atención personalizada en su casa de funcionarios de la SINA.
Los medios de prensa habituados a la desinformación y manipulación contra Cuba, han comenzado con su misión de difundir insistentemente alarmistas reportes sobre la condición clínica de la “huelguista de hambre”.

Esos reporteros que hoy envían despachos sobre esta desagradable situación, ocultan a sus lectores que desde 1960, el gobierno de Estados Unidos ha apostado por una genocida política de bloqueo que persigue…“causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.(Memorándum del 6 de abril de 1960 del Subsecretario para Asuntos Interamericanos Lester DwitMallory).

En las estrofas finales de la canción de Blades se escucha: La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡ay, Dios!… La moraleja, Pedro Navaja, es que nadie sabe pa quién trabaja.

La moraleja en este caso de “huelguitas de hambre”, es un tanto diferente, los “opositores cubanos” no son capaces de sorprender y ellos, sí se saben pa quienes trabajan. ¿No es cierto?

Tomado de La Pregunta de Hatuey en Cambios en Cuba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s