Galería

Llegó la historieta: “Yo y Carromero”

 El “fuerte dispositivo” de seguridad que segun la gran prensa se desplegó alrededor del tribunal que juzgó a Ángel Carromero. Foto: EFE

El Cónsul General de España en Cuba, Tomás Rodríguez Pantoja,  calificó el juicio contra Ángel Carromero de ”correcto”, “limpio” y “procesalmente impecable”. ”Se han respetado todas las normas del proceso”, afirmó el diplomático a los periodistas presentes en la ciudad de Bayamo, donde fue juzgado el político español del Partido Popular, acusado de ser responsable del fallecimiento de dos cubanos en un accidente de tránsito.

Durante la vista oral cayeron como naipes del consabido castillo las especulaciones que grandes medios de comunicación habían echado a rodar en el momento del accidente y quedó clara ante el tribunal y medios de prensa nacionales y extranjeros la exclusiva responsabilidad del conductor del vehículo en los hechos que inicialmente se trataron de manipular con fines políticos. Era algo que ya se veía venir y los interesados en dañar el prestigio de las instituciones cubanas necesitaban otra historia para cumplir sus objetivos, Carromero ya no les servía sino para mostrar que en Cuba existe un Estado de Derecho, como ha testimoniado el cónsul español.

Se habían quedado sin cuento los que hablaron de falta de garantías en la justicia cubana. Se les derrumbaba el circo a quienes quisieron convertir al irresponsable con un amplio historial de multas de tránsito y violaciones al fisco en España, enviado a Cuba en tareas de abastecimiento  a la contrarrevolución financiada por Estados Unidos, en un mártir de la libertad. Como un Frankenstein mediático, la atención despertada alrededor del “Caso Carromero” se viraba así contra quienes lo habían construido.

Había que crear un nuevo caso, y nada mejor que poner ante las luces colocadas por ellos mismos para el espectáculo que ya no les servía, un nuevo guión. El diario español El Paíspunta de lanza en la campaña anterior- envió desde La Habana a su “colaboradora” Yoani Sánchez para “cubrir” el juicio en una maniobra que sabían inaceptable para las autoridades cubanas. Sánchez, que contribuyó a la divulgación de falsedades sobre el caso que ahora se juzgaba, es una creación de los aparatos de subversión norteamericanos contra la Isla, con el apoyo de El País. De ello constan sobradas pruebas en los documentos revelados por Wikileaks, y en declaraciones de los propios diplomáticos estadounidenses. Aceptar su presencia en el lugar del juicio equivaldría a declarar válida la injerencia de un gobierno extranjero en Cuba y la presencia de funcionarios de ese país en procesos soberanos de la Isla.

La policía cubana detuvo a Yoani Sánchez y su esposo Reynaldo Escobar la noche antes del juicio ya en la ciudad de Bayamo -a 12 horas de La Habana- y los enviaron de regreso a la capital a la mañana siguiente. Este último se había reunido poco antes -según divulgó un periodista cubano- con el Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba para organizar la provocación. Con la breve detención ya era suficiente para que el Departamento de Estado expresara su “preocupación” y El País tuviera su nuevo caso

El sábado 6 de octubre, en El País la información sobre el juicio al ciudadano español Ángel Carromero pasa a un segundo plano y se subordina a la historieta que ya habíamos anunciado sobre su bloguera cubana Yoani Sánchez. El periódico madrileño publicó un artículo sin firma desde México donde dice  que a esta señora la intentaron desnudar y “en el forcejeo se golpeó la cabeza contra el suelo, lo que le provocó algunos hematomas y la pérdida de un diente” y regresó a La Habana escoltada por “patrullas policiales, jeeps del Ejército y agentes motorizados”. En un relato posterior firmado por la propia Yoani ya no está lo de los dientes y los hematomas  pero se titula con el tema del desnudo, supuestamente  imposibilitado por su resistencia, y se compara su historia con “el arresto hecho contra una banda de narcotraficantes o de la captura de un prolijo asesino en serie”.

Para lectores acostumbrados a las noticias que llegan de países latinoamericanos donde el ejército ocupa las callles en escenas relacionadas con la violencia y el narcotráfico, esos relatos quizá puedan funcionar, para quien conozca Cuba, dan risa. Por otra parte, las imágenes de las cárceles de los patrocinadores norteamericanos de Sánchez en Iraq muestran con demasiada elocuencia que no hay resistencia posible cuando se quiere desnudar a un detenido. Para más, los antecedentes de una historia similar protagonizada por Sánchez  en noviembre de 2009, en la que habló de una “golpiza” que jamás pudo probar, además de sus reportes desinflados sobre tiroteos e iglesias asaltadas en La Habana, llevan a tomar con mucha prudencia sus testimonios.

Sin otra prueba que no sea su ya muy dudosa palabra, Yoani Sánchez dice haber estado detenida en el mismo lugar que el español y haberse negado a ser interrogada por las mismas personas que lo hicieron con el  político del PP. Sin embargo, con el apoyo de sus contratantes en El País por 150 dólares el artículolo que intenta es encaramarse sobre la ya inservible historia de Ángel Carromero y decir a sus cada vez menos crédulos lectores: “la mártir soy yo”.

Iroel Sánchez. Tomado de La Pupila Insomne

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s