Galería

Miami es la ciudad donde viven las víctimas del castrismo”

DESMITIFICANDO:

2011-02-07_215917

MITO 6: “Miami es la ciudad donde viven las víctimas del castrismo”.

REALIDAD:  Escribí alguna vez que el llamado “exilio histórico” de Miami esconde en el victimismo su historia de victimarios.
Este “exilio” plattista y de origen batistiano, ha sido autor o cómplice de innumerables acciones terroristas realizadas contra Cuba; ha participado en  guerras sucias orquestadas por la CIA en diversas partes del mundo; ha dado su apoyo a todas las dictaduras militares y se ha opuesto a todos los movimientos populares del continente.  En general, ha sido un baluarte de todas las malas causas contra la humanidad.
En los primeros años después del triunfo de la Revolución Cubana, halló refugio en Miami toda una fauna de esbirros, torturadores, chivatos, políticos y funcionarios corruptos, que dejaron detrás a miles de víctimas del régimen tiránico de Fulgencio Batista.

Mercenarios cubanos, apatridas al servicio del gobierno de los EEUU

Mercenarios cubanos, apatridas al servicio del gobierno de los EEUU

A partir de 1959, la CIA reclutó, entrenó y armó a miles de cubanos, muchos de ellos exmiembros de los cuerpos represivos de Batista y los utilizó como mercenarios en acciones encubiertas en Asia, Africa y América Latina (como  la Operación Fénix en Vietnam; la guerra  del  Congo; o la Operación Cóndor en América del Sur). 

En 1961 la CIA organizó una invasión de mercenarios que costó a Cuba centenares de víctimas pero concluyó con la victoria revolucionaria de Playa Girón. Después de esta aplastante derrota, la CIA estableció en Miami la mayor estación de inteligencia del mundo, en la que miles de cubanos mercenarios actuaron como agentes y participaron en acciones terroristas de infiltración, sabotaje, ataques a embarcaciones pesqueras cubanas indefensas,  voladura en pleno vuelo de una avión de pasajeros,  creación de bandas de bandidos en el Escambray y otros lugares de Cuba,  etc., que causaron la muerte o la mutilación a miles de víctimas inocentes.

Sabotaje al barco La Coubre

Sabotaje al barco La Coubre

Estos mercenarios realizaron acciones terroristas incluso en el territorio bajo la jurisdicción de Estados Unidos, como los asesinatos de Carlos Muñiz Varela, de José Eulalio Negrín y del  canciller chileno Orlando Letelier, e hicieron estallar centenares de bombas en diversas ciudades de Estados Unidos, principalmente en Miami. Con el terror impuesto, convirtieron también en víctimas a los emigrados cubanos.

 Durante décadas, estos ataques terroristas continuaron, tomando distintas modalidades: intentos de asesinar a dirigentes históricos de la Revolució Cubana, guerra biológica para destruir la ganadería y los cultivos de importancia económica y para propagar epidemias entre la población, como la introducción del virus del dengue que causó la muerte de 101 niños cubanos.
 Este “exilio histórico”, a través de Radio Mambí, fue el autor de la consigna “tres días para matar”, es decir, impunidad durante tres días, una vez conseguido el regreso imposible, para asesinar a todos los revolucionarios cubanos.
 arton171467-b5155
Este “exilio histórico” que se disfraza de víctima, ha sido el principal promotor y apoyo del gobierno de Estados Unidos en la creación y la ejecución del criminal bloqueo contra Cuba que durante tantos años ha afectado severamente  la salud, la vida y el bienestar de los sectores más vulnerables de la población cubana. Estos “exiliados” se han hecho cómplices de una política criminal que tiene por objetivo dividir a las familias, causar insufribles penalidades a la población cubana y provocar de este modo un estallido social que sirva de pretexto para acciones militares contra la isla.
 Este “exilio histórico” aboga cobardemente e intenta provocar una invasión de marines a Cuba. En su odio feroz contra la Revolución Cubana considera aceptable, al estilo Bagdad, la destrucción de las principales ciudades de Cuba, aunque una parte de la población quede sepultada  bajo los escombros.
 A medida que este “exilio histórico” va perdiendo poder, y no solamente por imperativo biológico sino también por su maldad y su anacronismo, se vuelve más feroz y peligroso. Algunas de sus acciones,  como el secuestro del niño Elián o su participación delirante en el juicio y  condena de los Cinco héroes cubanos sólo se explican por un deseo demencial de venganza a causa de las derrotas sufridas.
Salvador Capote
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s