Galería

El consorcio Casa de América y Cuba

documenta4El 12 de marzo se realizó un acto en casa de América de Madrid, donde la infatigable dama del poder nacional católico y franquista  Esperanza Aguirre, miembro del Partido Popular y ex  presidenta de la comunidad de Madrid recibió a Berta Soler, representante de las damas de blanco. (Que feo eso de damas, pero mejor así para que no usen la hermosa palabra mujer.) Las dos damas son abanderadas de la propaganda contra Cuba y América Latina. La dos damas dicen ser defensoras de la democracia. Pero en el acto, hubo gente del público que intentó hablar y debatir y fueron sacados violentamente del recinto por fuerzas policiales. Quedó claro que no era un lugar para debatir y menos para ejercitar ningún tipo de diálogo en democracia. Quedó claro que la invitada lo había sido para hacer publicidad y decir lo que tenía que decir, no para conversar o escuchar otras voces. Ese es el tipo de democracia que ambas damas promueven.

Y merece la pena analizar esa paradoja. La dama Esperanza emplea a la dama Berta para que hable sobre democracia y pida apoyo para la democracia, mientras impiden que se hable democráticamente. No es para menos, los viajes son caros y no pueden perder tiempo en responder a preguntas que incomodan y que puedan demostrar qué tipo de montajes hace Esperanza Aguirre y su partido en nombre de una democracia que no es tal democracia. La señora Soler también se entrevistó con el ministro de relaciones Exteriores, Margallo, y le pidió que la siguiera apoyando hasta que en Cuba hubiera democracia y se respeten los derechos humanos, como en España. Y yo, al leerlo francamente sentí un escalofrío y crucé los dedos para que eso no suceda jamás. Ni en la peor pesadilla, que es la que aquí en España se vive ahora. Porque en España se vive bajo la dictadura del capital, y si bien el pueblo se moviliza en calle casi todos los días, sólo recibe oídos sordos y represión. ¿Cómo hablar de democracia cuando no hay cómo hacer que se cumpla la voluntad de la mayoría? ¿Cómo hablar de democracia con cinco millones de desempleados y una ley laboral que sólo protege los derechos de las grandes empresas y los bancos? ¿Cómo hablar de democracia si están privatizando la salud pública para entregarla a empresas privadas que sólo atienden a aquellos que pueden pagarla? Y esas empresas privadas de salud curiosamente son propiedad de los amigos del partido de la dama Esperanza, como es el caso de la empresa Capio. ¿Cómo hablar de democracia si están recortando la educación pública y privatizándola para que sólo los ricos puedan acceder  a ella? ¿Cómo hablar de democracia si a la gente que se queda sin trabajo la echan de sus casas a la calle porque no pueden pagar el alquiler o la cuota de hipoteca basada en la usura de los intereses altísimos? ¿De que democracia pueden hablar si sólo gobiernan para el sufrimiento enorme de un pueblo?  ¿De que democracia hablan cuando las cárceles para inmigrantes –los CIES- están llenas de gente que no ha cometido ningún delito? ¿O es delito pedir un trabajo y papeles para vivir con dignidad?  ¿La democracia es sólo para los dueños de los bancos y las empresas? ¿De que democracia se puede hablar si todas las leyes que este gobierno ha promulgado son contra las mayorías empobrecidas y castigadas?

Aclaro que el consorcio Casa de América está formado por tres instituciones: el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. Por supuesto, las tres gobernadas por el Partido Popular, como está gobernada por el pp la pobre y sometida España. Un partido y un gobierno que en este momento está cuestionado gravemente por casos probados de corrupción y estafa en sus altas esferas. Un partido que reprime la movilización popular en la calle. Un gobierno que está saqueando implacablemente la educación pública, la salud pública, y el derecho a la la vivienda. Un gobierno de un país con cinco millones de desempleados. Un gobierno que no es capaz de escuchar el clamor de los ciudadanos y trae a perorar sobre ese modelo perverso de democracia a una dama vendepatria que es capaz de decir con su boca que viene a hablar de democracia. Vergüenza debería darle pronunciar esa palabra. Porque aquí cualquier persona con dos dedos de frente y un poco de sensibilidad sabe que se están atropellando día tras día los más elementales derechos civiles, sociales y democráticos.

Dios lo cría y ellos se juntan. Esperemos que algún día, si hay un dios los junte frente aun juez honesto y democrático para que sean juzgados y les exija devolver al pueblo todo lo que le han robado y roban, que devuelvan y expliquen el saqueo absoluto de las arcas públicas, y de los derechos sociales que al pueblo le corresponden y por los que ha luchado tanto tiempo.

Porque la democracia popular y participativa es eso: un sistema en el que el pueblo gobierna a través de sus representantes. Un gobierno que responde a las mayorías y debe dar cuenta de sus actos.

Porque la democracia capitalista es esto: un sistema que impide al pueblo ejercer sus derechos y permite al ladrón llenarse los bolsillos con el sudor ajeno. Un sistema que sólo beneficia al 1% -los oligarcas- en contra del 99% de los que están siendo cada día más despojados.

Entérese doña Berta, que doña Esperanza cuando no la necesite más la dejará en la cuneta, como ha hecho con los presos cubanos que se trajo y a los que les prometió trabajo y vivienda, pero que todavía siguen acampando en la plaza mayor y reclamando que cumplan con lo que les prometieron, ellos, sus amigos, los demócratas de este gobierno de ladrones y corruptos. ¿O no la han llevado a dar una vuelta por el centro de Madrid para verlos? ¿No vio usted los miles de mendigos tampoco? ¿No vió a la gente desahuciada acampando en la calle porque le quitaron su vivienda? ¿O sólo anduvo por los despachos ministeriales y las ventanillas de bancos a la espera del cheque por su actuación a favor de eso que ustedes llaman democracia y que es democracia de mercado, sólo para el mercado y los mercaderes?

Y además, la dama Berta tuvo la desfachatez, la crueldad de pedir que continúe el bloqueo a Cuba. Y es que así son las damas demócratas, sólo saben cacarear con la voz del amo y contra sus propios  hermanos, y esa es la democracia que ellas predican: la de la corrupción y el robo.

Para eso les pagan y para eso las llaman damas.

Y antes de terminar agrego que me acabo de enterar que esta mañana del día 20 de marzo Luis Pérez, presidente de la FACRE (Federación de Asociaciones de Cubanas y Cubanos Residentes en España), fue amenazado de muerte mediante un anónimo colocado en el vehículo de la empresa en la que trabaja. Pérez participó el pasado 12 de marzo en un acto de la llamadas Damas de Blanco en Madrid, en el que trató de realizar una pregunta a la dirigente del Partido Popular Esperanza Aguirre. Aguirre no le respondió y le acusó de ser un enviado de la Embajada de Cuba.

Esta es la España de los demócratas y a la que vienen a ponerse de rodillas esas damas de sucio blanco pagadas por el imperio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s