Galería

Refrescando la campaña contra Cuba: Síntesis de Carromero desde Madrid con sueldo, protestas y mentiras

No es casual lo que publica El Mundo (ver debajo) y los antecedentes del retorno de Ángel Carromero a Madrid después de ser liberado en Cuba para que cumpliese sanción en España. Muchas preguntas se derivan del refrescamiento de la campaña mediática ininterrumpida contra la Isla desde de la sucursal española de los terroristas de Miami. Continuaremos informando y desmontando mentiras.

 
Ver Aquí
 
Ver Aquí
 
 
Ver Aquí
El Mundo lleva esta mañana a su portada la enésima confesión del intrépido conductor del PP, 46 veces multado en España. Comienzo a leer el encabezado, el titular, y la primera frase de la “noticia”;
“Ángel Carromero rompe su silencio un año después. Los servicios secretos cubanos asesinaron a Oswaldo Payá”.
“Un vehículo azul comenzó a perseguirnos (…)”.
Y ya no puedo seguir. No se puede ser más chapucero en sólo tres frases. Primera mentira: Ángel Carromero no “rompe su silencio un año despues”. Lo “rompió” a los dos meses de volver a España, en marzo de este año cuando se entrevistó con Rosa María Payá, quien se apresuró a contar la nueva versión de los hechos en la prensa española: el coche no se estrelló por la imprudente velocidad de Carromero, sino que un “Lada rojo” lo embistió.
La versión del Lada rojo la recogieron medios como El País (1) en octubre de 2012 -entre otros muchos- y se mantuvo a principios de 2013, cuando la hija del fallecido Oswaldo Payá volvió a mencionarlo. Lo leímos en La Razón (2) -por ejemplo- pero también en el relato de Rosa María recogido por diversos medios internacionales y en la web oswaldopaya.org en marzo;
“(…) Hemos sabido que:
1. Mi padre, Harold Cepero, Aron Modig y Ángel Carromero estaban siendo seguidos y monitoreados por la Seguridad del Estado del Gobierno Cubano desde el momento en que comenzaron el viaje en la Habana.
2. Había al menos otro auto (uno marca Lada Rojo) que viajaba casi en paralelo con el auto en el que viajaba mi padre y los pasajeros de este Lada estaban en el lugar de los hechos antes incluso de que llegase el primero de los testigos oficiales (…)”
En agosto de 2012 se mencionaba incuso “un camión“ (BBC) y existen fotos del coche siniestrado donde no se aprecia ningún impacto por detrás y sí en cambio el destrozo de la puerta izquierda de atrás y la marca del árbol. Detalles sin importancia…
Pero hablemos de la principal “revelación” que Carromero ha hecho a El Mundo en exclusiva. Redoble de tambor…
“Estoy seguro de que él salió vivo del accidente. Las enfermeras y un párroco me aseguraron que en el hospital ingresamos los cuatro”. 
Golpe de platillo y volvamos al relato de Rosa María Payá en rueda de prensa tras entrevistarse con Carromero en marzo;
3. Mi padre no recibió ningún tipo de ayuda médica antes de morir y solo fue llevado al hospital después de muerto (…)”
Aunque el ministro de exteriores, Margallo, anunció hace meses que “no tenía constancia” de ningún otro coche que embistiese el de Carromero y “ningún dato que cuestionase la versión oficial” hoy el PSOE “exige al Gobierno que defina su postura” (3).
Otros diarios como Público hacen (4) referencia a esta noticia de El Mundo sin mencionar en ningún párrafo estas graves contradicciones. Incomprensible. Ni siquiera al periodista de El Mundo que entrevistó al ex-dirigente de Nuevas Generaciones del PP se le ocurrió avisarle de que se estaba pasando de rosca. Ese parece el problema de Carromero, que nadie le avisa cuando va demasiado acelerado.
Del relato de Aron Modig, el otro superviviente de accidente, rescatamos detalles de hasta tres historias que le contó Oswaldo Payá durante el viaje, y que el camino era estrecho y de gravilla en el tramo del siniestro, pero se hace el sueco y nada recuerda de otro coche o de un golpe por detrás.
No me acuerdo del accidente. Tengo ciertas imágenes en mente. El coche que se sale de la carretera. Luego me despierto en una ambulancia y no sé dónde estoy”, afirmó Modig en una entrevista exclusiva al diario sueco de referencia Dagens Nyheter (DN) (…) Yo dormité casi todo el viaje. De pronto me doy cuenta que el auto se está saliendo de la carretera. Después de esto todo se me puso negro. En la ambulancia la memoria me  empezó a volver. Tenía dolor pero no estaba herido de gravedad añadió.
El auto “se está saliendo” pero nada dice de un golpe por detrás.
Más tarde, en marzo, suspendió una comparecencia para “no perjudicar a Carromero“.

Tomado de Islamía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s