Galería

Ángel Carromero, sin frenos y a lo loco

 

 Cubadebate.- La Televisión Cubana demostró en un documental transmitido hace un año que Ángel Carromero y Jens Aron Modig, los dos extranjeros involucrados en el accidente del pasado 22 de julio cerca de Bayamo, entraron con visas de turista y se involucraron en actividades netamente políticas, violando la legislación cubana. (03/08/2012)

 

 

El ‘fenómeno Carromero’ sacude agosto: de asesor maldito al asalto a la presidencia de Nuevas Generaciones

 

Vozpopuli.- Hasta ahora escondido en su puesto de Cibeles, por el que cobra 50.000 euros anuales, el dirigente del PP recurre a la prensa y a pesos pesados de su partido para propagar sin pruebas consistentes su condición de víctima de un “asesinato de Estado” perpetrado por los Castro. Carromero se cansa del silencio y revela sus ambiciones, para desespero de muchos militantes.

 

Llevaba siete meses –desde que lo extraditaron a España en enero- inmerso en un silencio sepulcral, solo perturbado en marzo por una entrevista con The Washington Post en la que inauguró una rara teoría de la conspiración que ahora, más de un año después del accidente, airea por los cuatro costados. Un año y 15 días han transcurrido desde que Ángel Carromero estrelló el coche que conducía en Cuba, segando la vida de los disidentes anticastristas Oswaldo Payá y Harold Cepero, hasta que denunció con altavoz a las autoridades de la isla por “asesinato de Estado” a doble página en El Mundo, el pasado 5 de agosto.

 

¿Qué ha ocurrido? De no asomar la cabeza fuera de las oficinas del PP en el Ayuntamiento de Madrid, donde ejerce de asesor a 50.000 euros por año, a dejarse entrevistar e incluso grabar por la televisión o a responder a todos los tuits que le dedican sus amigos pero, sobre todo, sus detractores. Carromero es actualmente vicepresidente de Nuevas Generaciones en la Comunidad de Madrid y, con mucho, el cachorro del PP más conocido a raíz del accidente. Quiere él que su próxima parada sea la presidencia de NNGG en Madrid y, por qué no, un escañito en el Congreso, la Asamblea o el Palacio de Cibeles: razón de peso para hacer mucho ruido y ganarse a los gerifaltes, empezando por el sector liberal que controla el PP de Madrid, para el que todo lo que emana de la Cuba de los hermanos Raúl y Fidel Castro huele a mendacidad.

 

Apoyo sin fisuras vs rechazo ciudadano

 

“Mi vida para bien o para mal acabó el día que viajé a Cuba”, declaró esta semana a Antena 3, un comentario que genera sorna en la organización por inverosímil. La cruzada del PP de Madrid en defensa de Carromero la encarna Esperanza Aguirre (sobre este asunto guarda más prudencia el presidente de la Comunidad, Ignacio González); apoyo, el de Espe, del que el dirigente, 27 años, es consciente. Por eso se beneficia de él: son ya varias las fuentes de Nuevas Generaciones que insisten en que, por mucho que afirme lo contrario ante las cámaras, la idea que madura Carromero desde hace tiempo es encabezar, cuando corresponda, una de las listas para presidir la rama juvenil del PP madrileño; y eso es precisamente lo que les fastidia.

 

Internamente, el respaldo a Carromero no tiene fisuras, pero su hipotético salto a las instituciones parlamentarias se percibe como un elemento negativo que solo puede restar votos. De él sigue calando en la ciudadanía su fama de vividor y trepa antes que la de joven intrépido y libertario que fue a apoyar a la disidencia cubana con un visado de turista.

 

Blanco de ‘tuiteros’

 

De hecho, no hay tuit suyo sin respuesta incómoda. Cuando un conocido corresponsal le envía un mensaje de ánimo y Carromero remacha “imagínate como alucino yo… Todavía hay dictaduras que están de moda :(“, alguien le responde: “@angelcarromero desde su twitter dice q flipa pq hay dictaduras de moda. El homicida y conductor temerario intenta dar lecciones”. En otra ocasión un retweet de un post en su defensa del periodista Hermann Tetsch recibe el siguiente comentario: “nooooo! No fue el Régimen Castrista! Fueron tus CUBA-tas! Y tú que ibas como una CUBA! Que os liais!!!!!”. Esta semana ha redoblado su actividad en las redes sociales como consecuencia de la entrevista.

 

Aparte de las dudas, reales, sobre su currículo académico o de las razones que Carromero esgrime para perder el carné de conducir, el vicepresidente de NNGG-Madrid tiene un problema serio: la inexistencia de pruebas consistentes. ¿Cómo demostrar que otro coche les siguió hasta causar el siniestro? ¿Cómo justifica un conductor sin puntos en el permiso de conducir el choque contra un árbol en las difíciles carreteras de la isla? La UE y políticos como Gaspar Llamazares (IU) le han invitado a acudir a la Justicia, y Carromero se escuda en una denuncia presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, amén de la investigación internacional que reclama a quien le pregunta. En esto último cuenta con el apoyo de UPyD. También suele verse con las familias de los disidentes, especialmente con la de Payá, cuya hija Rosa María recorre el mundo sumando amigos para denunciar el “asesinato de Estado”.

 

El sueco se hace el sueco

 

Finalmente, hay un testigo clave que rehúye cualquier debate relacionado con el accidente: se trata del joven demo-cristiano sueco Aron Modig, misma edad que el asesor y copiloto en el siniestro de Bayamo. Pero Modig, que solo ha hablado para los medios locales y esquiva la polémica en la red social, ha repetido su versión hasta la saciedad: “No recuerdo nada del accidente”. O, lo que es lo mismo, no acompañará a Carromero en su contienda por la verdad.

 

Según próximos -y no por ello simpatizantes- a Carromero, tiene él la mente puesta en las listas a la presidencia de NNGG-Madrid, aunque debe todavía ultimar algunos apoyos ya que necesita contar con representantes de todos los distritos. “Sus apoyos directos son más personales, y se localizan en el -selecto- barrio de Salamanca”. Sucedería así a Pablo Casado, un aguirrista de 32 años, padre de dos hijos y patrón de la filial juvenil del PP desde hace un decenio. Casado, diputado por Ávila, está en teoría bien relacionado con Carromero. Él viajó también a Cuba y se vio con Payá en 2005, y de su experiencia en La Habana escribió en su blog: “Tuve la sensación de estar en la Varsovia ultrajada por los nazis: las casas derruidas, la ubicua propaganda oficial; los vecinos que señalan con aversión a hombres valientes y buenos, sitiados en sus propias casas y tratados como apestados por el mero hecho de pensar distinto de lo que manda el tirano”.

 

Sin embargo, Casado no ha comentado nada en los últimos días sobre la denuncia de Carromero. Cuentan que “pasa olímpicamente del tema”, aunque hasta que él no convoque elecciones internas no se moverá ni una brisa en Nuevas Generaciones.

 

Imperialistas train prepara primavera de color en Cuba. Tranquilos: Conduce Carromero.

 

Reinon Muñoz.- Agotado de momento el culebrón Bárcenas, el eterno conspirador Pedro José se ha sacado del cajón un nuevo folletín que, cuando menos, tenía varios meses de antigüedad. Sabíamos que el verano es época de sequía informativa y que, aparte de los incendios forestales y otras noticias recurrentes, en Agosto las agencias y las redacciones dormitan al amor de los ventiladores. Después de sus repetidos jaques a las más altas instituciones del Reino de España (casos Gürtel, Noos, cacerías africanas del Rey, Corina, Bárcenas, etc), Don Pedro José pone encima de la mesa un libreto, algo ajado, para que sus paniaguados de la calumnia tengan algo que llevarse a la boca hasta septiembre. Pero lo que parecía una tregua era en realidad una escalada de las hostilidades. Ahora, el diario El Mundo acusa al gobierno de ser cómplice de… ¡Fidel Castro!. ¿Cabrá mayor insulto para un fascista? Margallo que intentaba tomar aire con su opereta gibraltareña se va a ver obligado a pasar el verano en los sudores de Madrid. El combate de estos dos púgiles cebados de fuá está servido. Ambos visten el calzón rojigualda del imperialismo español.

 

Para quien no haya oído hablar del episodio, Angel Carromero, un agente especial ligado a la condesa Esperanza Aguirre, eliminó en un accidente de tráfico, por su afición a la botella y la velocidad, a dos miembros de la cúpula mercenaria llamados a protagonizar una de esas primaveras “democráticas” de colores en cuanto muera Fidel Castro. A Cuba había viajado en compañía de otro espía sueco para hacer uno de los pagos en dólares con los que esta gente se mantiene y compra voluntades. Pero la cosa salió mal. Carromero fue detenido y condenado a 4 años de prisión por homicidio involuntario. Gracias a las gestiones de sus valedores y a la buena disposición del gobierno cubano, fue trasladado para que cumpliera la pena en España, que incumplió su compromiso, según su política de inmunidad general para el crimen organizado, poniéndolo inmediatamente en libertad.

 

Sin embargo, no se trata tanto de salvar la reputación de Carromero, ni tan siquiera de atacar a la República de Cuba, como de continuar con la campaña de acoso y derribo que una facción de la oligarquía española, la más reaccionaria, ligada al terrorismo fascista internacional, ha emprendido para derribar no sólo al gobierno circunstancial del incapaz Rajoy, sino todo el sistema político surgido de la Restauración borbónica heredero del general felón Francisco Franco. Esta organización actúa a ambos lados del Atlántico y tiene su doble cabeza en Madrid y en Miami. Su misión: erradicar todo obstáculo político a la barbarie capitalista mediante acciones de sabotaje terrorista y guerra psicológica, pasando por golpes de estado como en Honduras y Paraguay. Su director: José María Aznar. ¿Por qué entonces derribar a Rajoy, alumno aventajado del capitalismo más colonialista y anticomunista? Pues porque Rajoy ha conjurado de momento el plan anglo-estadounidense para demoler el euro y la hegemonía alemana en Europa. Esta es y no otra la conexión entre los casos Noos, Bárcenas y Carromero.

 

Atacar a la República de Cuba se ha convertido en un comodín para la oligarquía española que, a fuer de carecer de prestigio o relevancia aspira al menos a convertirse en agente necesario de intereses superiores. Muchos de ellos no han olvidado las haciendas esclavistas que poseían en la llamada “Perla del Caribe”. Efectivamente, muchas de las familias de la oligarquía filofascista española hicieron sus fortunas en Cuba: Las familias propietarias de El Corte Ingleś, la familia Rato, los Botín, las más grandes fortunas del siglo XIX como el Marqués de Comillas amén de las extensas posesiones en la isla de la Casa Real, lo cual une sus intereses al de las corporaciones estadounidenses que se vieron expropiadas por la revolución.

 

La prensa tradicional se muere. El Washington Post acaba de ser vendido por el precio de un solar. El Boston Globe, habiéndose comprado por 1.150 millones de dólares no pudo venderse por más de 70 millones. Lo mismo sucedería en España si estos medios no fueran otra cosa que instrumentos de propaganda política del Estado. Ahora que la paz es imposible, Pedro José Ramírez se sabe perdido y sus pataleos más se asemejan a las últimas bocanadas de un náufrago sin tabla de salvación. Con Aguirre fuera de juego, Eurovegas bloqueada, Aznar seriamente señalado por corrupción masiva, y sobre todo, con unos señores italianos que han financiado sus negocio obteniendo sólo ruina, el gran conspirador apela a instancias superiores. Y vemos entonces como todo el entramado forma parte de una única estructura que se asienta a ambos lados del Atlántico. Una estructura mafiosa y terrorista que mueve tranquilamente capitales producto del tráfico de drogas para financiar golpes de estado, para sostener a sus agentes políticos, comprando sus escaños, como todo el mundo hace en el Congreso y el Senado del imperio.

 

Sólo cabe preguntarse si el imperio, cuyas invasiones en Afganistán, Somalia, Libia, Kosovo, Haití, Sudán, Mali, Iraq o Siria se desmoronan por momentos, que acaba de cerrar más de 20 embajadas en países árabes y bajado la persiana de su agencia qatarí, tendrá la fuerza suficiente para emprender una nueva ofensiva en su campaña de demolición de la Unión Europea. La operación Primavera Cubana lleva muchos años preparándose con paciencia con el objetivo de escupir sobre la tumba del mayor héroe que el siglo XX ha dado a la humanidad. Todo dependerá de la madurez política del pueblo cubano que, estamos seguros, estará a la altura de la misión libertadora y dignificante que la historia le ha encomendado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s