Decoro. Por Ángel Sánchez

En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en si el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban al pueblo su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana”

José Martí

 

La primera vez que conocí a Francisco Manzano fue hace más de una década en la sede provincial de CCOO en Sevilla. Yo acababa de dejar, bastante cansado, el movimiento estudiantil, y estaba empezando a colaborar con la Asociación de Amistad con Cuba de Sevilla, que se conoce popularmente en los círculos solidarios y de la izquierda en la ciudad como, “La Bartolomé”.

Estábamos en aquella época lanzando una de las primeras campañas de solidaridad con los 5 en Andalucía. En concreto, buscábamos recabar apoyos para publicar un manifiesto en “El País”. Y a mí, se me encomendó “trabajarme” CCOO. Así que allí me fui junto a una compañera de la asociación, yo no sabía bien por dónde empezar, pero por suerte ella sí. “Vamos al sindicato de pensionistas a hablar con Manzano, pero allí hablas tú y te vas soltando”.

Así que me tocó “soltarme”, y en eso ando todavía.

Como no sabía muy bien que decir traté, torpemente, de explicar el caso de los 5 así de sopetón, pensando que si era difícil sacar una firma, más difícil sería pedir 5 euritos para financiar la publicación del manifiesto. Manzano me miraba por encima de sus gafas, con su cara de obrero ferroviario curtido en mil batallas. Seguro que él no lo pensó en ese momento, pero si me pongo en su pellejo yo, allí y entonces, hubiera pensado “cada día salen más tontos de la universidad” o algo por el estilo. Yo seguía con la retahíla, pensando que había perdido a mi interlocutor. En esto me interrumpió y me preguntó: “Vosotros, ¿sois de “La Bartolomé”?, ¿no?”

Ante nuestra respuesta afirmativa, nos pasó a su despacho, presidido por una foto de Fidel y otra del Che, un cuadro de Dolores y una hoz con un martillo hechos de forma artesanal, creo que había un busto de Lenin, pero no recuerdo del todo. “¿Cuántas firmas hay que conseguir y a cuanto salé cada una?” fue lo que nos dijo, mientras me daba un billete de 5 euros.

Nos sentamos, “mientras más mejor Manzano que esto cuesta un ojo de la cara” le dijimos y era verdad. En eso nos emplazó a vernos en una semana y que ya veríamos, pero que él tenía también una papeletas para vender y tal. Creo recordar que eran para financiar el monolito en homenaje a las víctimas del franquismo que hoy preside una de las numerosas fosas comunes que hay en el cementerio de Sevilla. Confieso, además, que desde ese día soy un disciplinado comprador de papeletas y bonos solidarios, no abusen ahora que lo saben. En eso, Manzano nos contó como desde el sindicato se había apoyado siempre a Cuba y a la Revolución, y que precisamente en ese momento andaban preparando un viaje de solidaridad para los veteranos del sindicato, una visita a Cuba durante el 1º de Mayo, la fiesta mundial de la clase trabajadora. Seguimos hablando un rato largo hasta que nos dijo:

“A mí un burócrata de estos no me va a decir lo que tengo que hacer en mi casa, que este sindicato es más mío que de muchos de ellos. Por eso tengo un retrato aquí de Dolores y otro de Fidel, para asustarlos cuando vienen a verme, que de este sindicato no nos echa ni dios”.

Estábamos allí un par de compañeros más y la carcajada fue general. Yo en aquel momento no conocía muchas cosas y me pareció simplemente un comentario simpático y gracioso contra la burocracia sindical, no sabía la denodada lucha de ésta por largar del sindicato a muchos de sus fundadores, la mayoría comunistas, como Manzano, una caza de brujas silenciosa y continuada, para convertir el sindicato en un agente para la paz social y la conciliación entre clases, en lugar de la herramienta de los trabajadores para defender sus intereses frente a patronal y empresarios.

Esa frase rebelde de Manzano, la escuche más veces después en otros contextos y en situaciones diferentes. Incluso se parece al leit motiv de uno de los recientes (y recomendables libros) de Felipe Alcaraz, y es que te pueden derrotar en mil batallas, pero mientras exista voluntad de seguir luchando, uno no está vencido aún.

Hacerlo desde la humildad, el sacrificio y el compromiso inquebrantable con su clase (y la nuestra) es lo que diferencia a Manzano de muchos mercachifles de la palabra que suelen ser también los paladines del viejo oportunismo, que hoy se lustra con nuevos ropajes pero que sigue oliendo a un rancio que apesta cuando te acercas.

Hay que destacar, que Manzano era, además, militante del PCE y de IU y que nos ha dejado, a causa de esa terrible enfermedad neurodegenerativa, habiendo sido homenajeado por sus camaradas y compañeros, que el Ayuntamiento de Sevilla le otorgó la medalla de oro de la ciudad, y que le puso su nombre a un parque en su barrio, el Polígono San Pablo, donde el colectivo de la Juventud Comunista lleva su nombre, el mejor homenaje que sus camaradas podían darle.

Por cierto, hay que decir que gracias a Manzano y a cientos como él, aquél manifiesto se pudo publicar en prensa, y contribuir a que la causa de los 5 fuera conocida en Andalucía.

De su vida y su trayectoria, de su consecuencia y sacrificios, seguro que otros van a escribir mejor y con más conocimiento que yo. Lo que os puedo asegurar, es que con Manzano, como decía Martí, se nos ha ido “un pueblo entero, la dignidad humana”.

Para escuchar: “El Sueño del Héroe” de Vicente Felíu

Imagen

 

Ángel Sánchez

Es Coordinador de la Asociación de Amistad con Cuba de Sevilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s